9 de octubre: ataque y resistencia

Por Galo Plaza

Foto: Ojos de Águila de la Corporación para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil

En Guayas, en varios puntos se ha concentrado la lucha social por la derogación de las medidas económicas neoliberales: Centro de Guayaquil, San Lucia, Puerto Inca y Durán.  El 7 de octubre, la marcha del cacerolazo convocada por el FUT, la CONAIE  y demás aliados coyunturales, en las que se sumaron después de la 5 de la tarde varias organizaciones de trabajadores, estudiantes, artistas, informales, transportistas descontentos con sus dirigentes, organizaciones del movimiento indígena de la costa también se sumaron.

La marcha pacífica en su mayoría de estudiantes universitarios al frente, y dirigentes barriales que sumaron alrededor de 800 manifestantes en su punto más álgido, no se les permitió avanzar hacia la parte financiera y de poder público,  fue reprimida calles abajo en el Centenario, Boyacá y Escobedo con ataques con bombas lacrimógenas, envestidas de motorizados de grupo UMO, que operaron con agentes civiles para detener ilegalmente a doce manifestantes que fueron golpeados dentro de las oficinas de los PAI cercanos, juzgados por contravenciones menores a cinco y diez días de prisión en el CDP y otros soltados en horas de la madrugada muy golpeados con contusiones y moretones al que no se les levanto parte policial.

El cerco mediático pro medidas, el estado de excepción en el que se justifica el abuso policial, las turbas en las zonas deprimidas y de micrográficos lideradas por los caudillos políticos como los Bucaram y Toral, son los grupos de choque de la alianza Moreno-Nebot-Lasso-Bucaram, encargados de invisivilizar y desprestigiar las movilizaciones sociales en Guayaquil y a nivel nacional.

El PSC antes conspiradores  de golpe de Estado oportunista que se montaron sobre las consecuencias de la lucha ininterrumpida del movimiento indígena contra las reformas neoliberales de Gutiérrez. Hoy es el mismo PSC sumado a CREO, que son los candidatos confeso y públicos de Moreno a la presidencia capitalizadores de la crisis social, económica y política inducida, los que lo protegen como  gobierno neoliberal alquilado, puesto a los servicios de sus intereses partidarios y económicos. Esto hace que Guayaquil sea el lugar de resguardo del gobierno nacional, y al mismo tiempo, sea el punto de llegada del Paro Nacional del Movimiento Indígena. Dándose una medición de fuerzas entre las fuerzas populares que resisten al modelo neoliberal y sus reformas empobrecedoras de las clases populares y la fuerza mediática, militar, policial, paramilitar y económica de las oligarquías.  Este 9 de octubre, se espera que se opere de la misma forma.

Published by

Kapari Comunicación

Red de Comunicación Comunitaria Ecuador