RED KAPARI - IZQUIERDA

¿Renace la esperanza?

GALO PLAZA-KAPARI

El acierto del caudillo, casi siempre, es convencer a un sector específico de la masa: la clase media. Sus aspiraciones las traduce como un deseo general, y sus modos de reproducción material terminan construyéndose en el estilo de vida al que aspiran los sectores más empobrecidos. ¿A qué puede aspirar un guayaquileño que vive en la perimetral, Esmeraldas Chiquito o la Isla Trinitaria? A comer en restaurantes de franquicia, visitar el mall el fin de semana y un sueldo fijo que le alcance hasta fin de mes.

El líder populista, en su voluntad de tomarse el poder, entiende que la conducción espiritual de las masas está condicionada a su necesidad de salvación del alma y su progreso material; construye su discurso en función de las aspiraciones de la masa como parte de una política clientelar que, aparentemente, representa el espíritu de la sociedad. Como resultado, nace un sujeto populista que consume discursos, se adapta pasivamente a las condiciones impuestas por los gobernantes de turno y cree posible el renacimiento de la esperanza.

El acierto del caudillo, casi siempre, es convencer a un sector específico de la masa: la clase media. Sus aspiraciones las traduce como un deseo general, y sus modos de reproducción material terminan construyéndose en el estilo de vida al que aspiran los sectores más empobrecidos. ¿A qué puede aspirar un guayaquileño que vive en la perimetral, Esmeraldas Chiquito o la Isla Trinitaria? Aspira a una vida de clase media, comer en restaurantes de franquicia, visitar el mall el fin de semana y un sueldo fijo que le alcance, con suerte, hasta fin de mes.

Jaime Nebot

La masa, en su mayoría semi-lumpenproletariado está condicionada por la exclusión racial, económica, social, ambiental y de género que habita en el capitalismo rural y semiurbano. De esta condición de vida pauperizada de los sectores periféricos, se sirve el líder para vender la doctrina de la redención del alma y la prosperidad individual y familiar, donde siempre el resultado del proyecto populista es la crónica de una muerte anunciada de promesas incumplidas. Se entregan, por ejemplo, tablets a los nuevos bachilleres, pero no se resuelve el problema del ingreso a la universidad, y se vende la idea de la sociedad de la información más no del conocimiento. En Guayas lo que sigue es la pobreza, la exclusión y la brecha de desigualdad social cada vez en más amplia, hasta donde tendremos que llegar para entender que el estado capitalista bonapartista se sirve también de la crisis.

Y, tarde o temprano, el discurso debe encarnarse, las promesas deben cumplirse y los líderes llegan al sillón de Olmedo o Carondelet; cuando finalmente se envisten de poder no transforman la vida material de los sujetos interpelados por su retórica, y al final, sólo queda la impunidad y la corrupción como legado de la tradición de derecha. El fraude del progreso prometido es siempre asistido por la esperanza de la redención que está por venir, como si tuviésemos que esperar por el mesías al puro estilo de la tradición judeocristiana. O la vía del perdón al antiguo héroe convertido en canalla y el amor al nuevo héroe que alza las mismas banderas del engaño.

En este escenario ¿Qué deben hacer los sectores más críticos al populismo? ¿Qué debe hacer la izquierda? En primer lugar, es necesario plantearse la necesidad de reflexionar sobre la idea de redención y prosperidad absorbida por la clase media, suponer que consumir esa idea es entregarse al populismo, lo cual nos impide comprender el presente como consecuencia del pasado, y suponer una visión pasiva y positiva del futuro. En segundo lugar, se necesita una lectura crítica sobre los ofrecimientos de campaña y su capacidad de realización. No podemos seguir eligiendo en función de los castillos de arena que nos dibujan en el cielo. Y, finalmente, seguir trabajando en la unidad de los explotados del campo y la ciudad, no cómo discurso, si no cómo práctica permanente, que las elecciones no nos encuentren divididos y que las elecciones no rompan organizaciones.
PSC

Published by

Kapari Comunicación

Red de Comunicación Comunitaria Ecuador